El componente social en la búsqueda de una Arquitectura Sustentable

Generalmente la sustentabilidad en la arquitectura se asocia a las operaciones de diseño que hacen más eficiente un edificio en todos los sentidos, pero casi siempre en el ámbito energético, tecnológico, funcional o relacionado con la materialidad y los recursos económicos.

En la gran cantidad de proyectos que vemos a diario en nuestra sección Sustentabilidad, una parte de ellos incorpora además un componente social como punto relevante dentro de sus diseños, logrando ir mucho más allá de estos temas e involucrando a sus usuarios.

¿Qué tan relevante puede llegar a ser el componente social en la búsqueda de una arquitectura realmente sustentable?

Biblioteca Safe Haven / TYIN Tegnestue © Pasi Alto

Involucrar a los usuarios y volver al inicio. Este tema en muchos casos ha pasado a segundo plano y parece ser fundamental, ya que no sólo tiene que ver con que los habitantes participen de los procesos que hacen más eficiente su propia casa por ejemplo, sino también con acercar la buena arquitectura – y sus beneficios – a mucha más gente. Es aprovechar la eficiencia para entregar una mejor calidad de vida a las personas desde el origen de cada proyecto y a partir de la concepción inicial de una calidad de vida básica.

Eficiencia en los materiales usados y en la mano de obra, pero también en el diseño, basado en una correcta orientación solar, una buena ventilación, la generación de espacios comunitarios, entre muchos otros. Algo que parece tan obvio como una arquitectura que se hace sustentable al responder espacialmente y en primer lugar al usuario y sus necesidades básicas.

The Green School / PT Bambu © PT Bambu

Personalmente pienso que hacer parte a los habitantes de los procesos que hacen más digna su vida en las ciudades o en lugares remotos y/o el hecho de ponerlos como punto de partida al proyectar, puede llegar a ser mucho más sustentable a largo plazo que la aplicación de tecnologías de alto costo o del abuso del verde a modo de “parche”.

El componente social entrega la oportunidad de dar un gran paso hacia la equidad, a través de estas operaciones simples que pueden marcar la diferencia en la calidad del habitar y generar el apego necesario para que todo esto se sustente en el tiempo. Un claro ejemplo de esto último es el caso de la Escuela Nueva Esperanza, de la oficina al bordE, en Ecuador.

Escuela Nueva Esperanza / al bordE © Francisco Suarez

Otro aporte importante que se podría entregar como valor agregado, es el potenciar la identidad de las distintas regiones, barrios y ciudades, a través de los materiales elegidos o las operaciones que apunten hacia un estilo de vida en comunidad, donde existan más y mejores relaciones entre vecinos, y en consecuencia el apoyo entre ellos.

Casa para la Comunidad Suoi Re / Hoàng Thúc Hào, Nguyễn Duy Thanh © Kiến Việt

Sustentable:

1. adj. Que se puede sustentar o defender con razones.

Sin desmerecer el gran aporte que pueden entregar las tecnologías, es posible que la razón social – que genera una arquitectura enfocada en primer lugar a responder a las personas – sea un soporte más fuerte y eficiente para la arquitectura sustentable del futuro.

Biblioteca Safe Haven / TYIN Tegnestue © Andreas G. Gjertsen

Fuente: Plataforma Arquitectura (autor: José Tomás Franco)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s